viernes, 14 de agosto de 2009

Mate/cito


Hace unos meses encontré en la casa de mis viejos, mi primer equipo de mate; incompleto y un poco abollado, que le vamos a hacer le pasaron unos cuantos años y unos cuantos sobrinos (propios y prestados).

19 comentarios:

Mariano dijo...

Guardeló. En un tiempito, cuando conquiste la blogósfera, puede llegar a valer una fortuna.

Mate dijo...

Mariano:

Claaaaro....
... cuando tenga mi yerbatal y lance mi propia linea de yerba mate...
... y cuando cree un taller de tallado de mates y me convierta en una empresaria de la orfebrería y fabrique bombillas...

... me fuí.

... me volé.

... me dijo blogósfera y me marié.

La Logia de Petete dijo...

Dentro de muuuuchos años, va a haber gente que va a hacer lo mismo que vos pero con los matelistos. Vas a ver.

Mate dijo...

La Logia de Petete:
Puede ser, pero tienen muy poca amplitud de mercado.
(todo plástico)

Etienne dijo...

Yo tenía solamente la pava, un poco abollada, que me acompañó toda la etapa universitaria.
Ahhh, que recuerdos...!

Soledad dijo...

Cuando yo era chica tenía uno parecido y mi abuela me daba leche calentita en la pavita y tomábamos mates con mis amigas...
¿Cómo no se ve a convertir en un compañero querido... si hace tanto que está conmigo!?!?...Gracias por devolverme el recuerdo!

Mate dijo...

Etienne
La etapa universitaria es gloriosa...
350... 355 mates por día...
... que promedios aquellos!!

Soledad:
Si vio ???
Es una ternurita...

Alesin dijo...

Me hiciste acordar a cuando era chiquita, iba en el verano a la finca de mi abuela, que queda en Guachipas, una localidad del interior, acá en Salta.
Con mis hermanas y primos jugabamos a ser grandes y tomabamos mate (re dulce porque no nos gustaba mucho, entonces dulce era más rico) bajo la higuera, igual que los mayores.
Mi abuelita nos vió y nos regaló una pava viejita y chiquita y un mate viejo que ella tenia por ahí.

Me pregunto que abrá sido de esas reliquias...
Espero que la vida de ciudad me deje irme unas semanitas para allá y voy a buscarlas. Valen la pena, je.

Muy rico el mate che.
Saluditos :)

Mate dijo...

Alesin:
Para lo único que uno quiere tomar mate cuando es chiquito, es para ser grande, solo para eso, aunque sea por un ratito.

Lara dijo...

Que lindaaa.
Asi se inició todo...
Cada vez tengo más ganas de tomarme unos mates con alguien que le rinde semejante culto...
Besos

Mate dijo...

Lara:
Gringa y porfiada...
Será por eso que me gusta tanto el mate???

carlos dijo...

es como un recuerdo de familia y esos objetos son muy valiosos no por el dinero si no por uno que vivio aquellos tiempos besos

Mate dijo...

Carlos:
Si... una verdadera reliquia... para las futuras generaciones.

Caz dijo...

Esas pavas le ganan al trote a las que silban. Pura mariconeada moderna.

Mate dijo...

Caz:
Porsupuesto...
Aparte eso de las pavas silbadoras es de tecnología de punta... cuando yo era chica, todo era más rústico por decirlo de alguna manera.

Julia dijo...

Yo tuve un juego de mate casi de juguete. Tomaba pero con mucho azucar y tibión. Cuando era pendeja me gustaba poco. Y en mi casa no eran materos. Ahora vivo con el mate, no se a quien salí.

Mate dijo...

Julia:
Yo me crié en una casa, donde le mate circulaba las 24 horas día... menos mi mamá, que salió fallada, todos somos muy materos.(siempre hay una oveja negra)

Julia dijo...

Está clarísimo que en mi casa la oveja negra soy yo

Mate dijo...

Julia:
si, pero no se sienta mal.
Usted esta haciendo camino.